RESURRECTION FEST 2017-DIA 3

Sábado, 29 Julio 2017 22:58 Visto by 615 Peoples Escrito por 

 

VIERNES 7 DE JULIO

Tras la resaca, literal y metafórica, del primer día, el segundo se presentaba como un remanso de paz frente a la vuelta a la demolición el sábado. Probablemente por el peso en el cartel de unos Rammstein que atrajeron a más público que los otros días resto de nivel medio parecía flojear un tanto. En cualquier caso, eso en la treintena larga de conciertos que se pueden ver al día e el Resu es poco decir. La tarde empezó, esta vez según lo esperado, visitando de nuevo la carpa Ritual para catar el directo de una de las revelaciones m explosivas del punk patrio (mal que les pese lo de patrio, me temo) de los últimos años. CRIM se han hecho un hueco en la escen punk rock catalana a golpes, cantando sobre lo gris de su ciudad, la lucha obrera y, en general, las cosas que ponen de mala host la parte más consciente de la realidad social. Sin duda, un bolazo con carisma de su cantante Adrià Bertrán a destacar, dando to una lección de la filosofía que se respira en el escenario más reivindicativo del Resu. Tras ellos, nueva sesión de eclecticismo sonoro. Esta vez, del punk más crudo al thrash metal más clásico, de la mano de Annihilator. Concierto sobrio y sin alardes de u de las bandas más fieles al sonido original del género que han salido 

Profile

de EEUU, poco después de los Big Four. Volvimos del escenario principal al Desert Stage, pues teníamos uno de los conciertos señalados en rojo en nuestra selección de imprescindibles. Nuestros adorados Truckfighters hicieron honor al nombre del escenario de stoner como ninguna otra banda, teletransportándonos directamente al Palm Desert mientras conducimos una furgoneta con más óxido encima que combustible La falta de tiempo evitó que sonase “Calm Before the Storm”, pero el final con “Desert Cruiser” lo cura todo, y el pogo que levantaron Ozo y Dango fue para hacerles un monumento. Siguiendo con la esquizofrenia estilística que a menudo domina el festival (y lo hace más entretenido, todo sea dicho), los siguientes en el Desert Stage fueron Alcest. Los franceses, practicantes d un post-black metal con mucho de shoegaze y poca garra, estaban un poco desubicados en el cartel del Desert, pero eso no les importó. Ni eso, ni nada, puesto que Alcest viven en otra dimensión, una en la que se desconocen los pogos y el headbanging. Si embargo, sonaron considerablemente más pesados y aguerridos que en los discos, y si su propuesta sirve para romper un poco el estereotipo y la imagen metaleras, 

bienvenida sea.

De vuelta a la dura realidad del esguince cervical que es el pan nuestro de cada concierto en el Resu, nos encontramos con unos Lost Society que se revelaron como una de las sorpresas más gratas de todo el festival. Un thrash fresco y espídico, como debe se que bebe de los clásicos sin complicarse

 
Profile

 la vida. Aunque dicen que la experiencia es un grado, los finlandeses, especialmente su acelerado frontman Samy Elbanna, le supieron sacar un partido descomunal a su insultante juventud (ninguno de sus miembro pasa de los 22 años). De la sorpresa al gran núcleo atractor de esta edición: Rammstein. Poco voy a escribir aquí que no se haya dicho ya de los archiconocidos alemanes, así que no dedicaré media crónica a hablar de su concierto. Basta decir que su directo fue una apolog de la exageración, en todos los sentidos posibles: musical, pirotécnico y casi me atrevería a decir que religioso. Porque Till Lindemann es 

Profile

para muchos de los asistentes el otro día al festival una especie de Mesías satánico más que un frontman al uso. Guitarras escupiendo fuego, máscaras escupiendo fuego, el propio Lindemann escupiendo fuego a la torre de sonido con un lanzacohetes durante la apoteósica “Du Hast”… Te podrá gustar más o 

menos el metal industrial que prácticamente patentaron ellos, pero lo que queda fuera de toda duda es que el suyo es un espectáculo con todas las de la ley. Fuegos artificiales, confeti en “Amerika”, una actuación de maltrato y tortura hacia su teclista… Aunque a veces sea prácticamente más teatro que música, el espectáculo de Rammstein merece ser visto, aunque sólo sea una vez en la vida y por mera curiosidad.

Para terminar el segundo día, qué mejor que la mayor demostración de técnica y habilidad guitarrera de todo el festival. Mientr los incautos escapaban de Rammstein hacia la salida, los más curiosos o resistentes se encaminaron hacia el Desert a ver cómo o banda que tampoco parecía pegar mucho en los sonidos de ese escenario lo hacía trizas con sus riffs. Animals as Leaders son un banda muy peculiar, prácticamente el buque insignia junto a Meshuggah de ese subgénero alienígena (en realidad, técnica guitarrística derivada del palm mute) que es el djent. Para los que esto les suene a chino: metal progresivo instrumental con un toque electrónico, guitarras de muchas cuerdas y un sonido muy particular. Nos consta que Tosin Abasi y los suyos fliparon en colores con que, tocando a las dos de la mañana, en un escenario secundario, tras Rammstein y con una música tan extrema com la suya, congregasen a una cantidad de público más que notoria. Agradecidos y sonrientes, Animals dieron un recital guitarrísti que, aunque en disco puede hacerse algo pesado, en directo sonó demoledor y ameno a partes iguales.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Valora este artículo
(0 votos)
Rock Galicia

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.