RESURRECTION FEST 2018. MIÉRCOLES 11 DE JULIO

Domingo, 22 Julio 2018 07:41 Visto by 307 Peoples Escrito por 

WARM UP!

Es miércoles, y en el pueblo costero de Viveiro ya se puede observar cantidad de metalheads que han ido llegando durante los días previos. Se va transformando en la Meca por excelencia del Metal Extremo de España. Una Meca situada en un lugar privilegiado, de calles y vecinos de lo más entrañables y acogedores, dónde el verde inunda las laderas de las montañas de este paraje natural, en plenas Rías Altas de Galicia.

Se trata seguramente, para muchos amantes del metal más cañero,  de la mejor semana del año, y no están dispuestos a perdérsela.Se daba comienzo así a la  edición XIII de Resurrection Fest 2018. Con diseños de camisetas oficiales de merchan que lucían el lema Without Superstition”, con intención de repeler la mala suerte del número. 

Y es que, la organización de Resurrection Fest nos confirma, en sus redes sociales, que este año, han pasado, por su recinto, 81352 asistentes de más de 40 nacionalidades, logrando sold out en las entradas para la jornada del sábado, lo cuál se da ya por tercer año consecutivo.

Este año, a diferencia de anteriores ediciones, los conciertos del día de la fiesta de bienvenida Warm Up, que sirven de calentamiento, se decidieron dar en el segundo escenario, conocido como Ritual Stage, en lugar de como acostumbrábamos a ver, en el más reducido en espacio, y algo más limitado en infraestructura, escenario Chaos Stage.

Decisión bastante acertada, ya que este cambio, deja accesible el recinto, prácticamente, al completo ya desde el primer día, y se hace más cómodo, tanto el transito de un lugar a otro, como ver y disfrutar de los conciertos bastante mejor. Además, ver los conciertos en un escenario con mejores características y prestaciones, es de agradecer. La mejor calidad del sonido es bastante notable.

Dieron inicio a la jornada de la Warm Up los gallegos Golpe Radikal. Banda de punk hardcore, que hizo que el ambiente comenzara a animarse bastante desde el principio. Con ellos ya se dejaron ver los primeros “walls of death” de la edición.

También, pisaban el escenario, pasada la media tarde, bajo un cielo nublado, que era de agradecer en pleno Julio, los asturianos Teksuo. Practicando Metalcore de gran calidad, tanto instrumentalmente como vocal. Tocaban riffs pesados y contundentes, que hacían moverse enérgicamente a gran parte de los allí presentes. Quizá, mis favoritos de la velada, y por tanto, recomendación especial a los apasionados de su genero. Y es que, no puedo evitar mi propensión e inclinación hacia las bandas de Metalcore, con sonido fresco y bien ejecutado, con  voces que combinan, el gutural más bruto, y  voces limpias magistrales.

Despuntándose, de forma notoria, de los estilos a los que estamos acostumbrados a disfrutar en Resurrection Fest, aparecían, sobre el escenario Ritual Stage, los ingleses The Qemists, con su característico e intenso rock electrónico, llegando a lanzarse al público en el púnto más álgido de su actuación.

El Resurrection Fest suele incluir diversidad de subgeneros del rock y metal en su cartel. Y The Qemists, aparte de los cabeza de cartel, era un ejemplo más de ello.

Llegábamos a la mitad de la fiesta de bienvenida, y el cielo, seguía repleto de nubes. Aunque los medios vaticinaban lluvia, las nubes estaban resistiéndose sin soltar gota. 

Ataviados con camisas rojas , pantalones y corbatas negras, aparecían sobre el escenario Riot Propaganda, con sus letras antisistema, reivindicativas y  directas, para hacer corear, saltar, y hacer divertidos circle pits a los allí asistentes. La gente cantaba sus canciones, saltaba con ellos y disfrutaba. Se sabían sus canciones a pie juntillas. 

Profile

Ya anocheciendo comenzaban era el turno de Jello Biafra & TGSoM, para mi gusto, con un espectáculo bastante mediocre, y que bandas emergentes, que vinieron al festival, superaban sin dificultad. Cuando acababan los temas, eran pocos los aplausos que arrancaban. Después de unos animados Riot Propaganda, el cantante y activista

Jello Biafra, provocó cierto decaimiento en el ambiente. Muchas personas aprovecharon para abandonar la zona, y acercarse a la zona de food trucks y barras e hidratarse, no necesariamente con agua, y lo más posible es que no lo fuera. También echar un vistazo al Market, para hacer tiempo, o explorar el recinto.

Pero, pronto, llegaban los que prometían ser los platos fuertes de la noche: PowerFlo, y Ministry.

Poder ver en la Warm Up, a dichas bandas internacionales, y en especial Ministry, que tiene bastantes adeptos, a un precio de 12 euros, incluida las acampadas gratuitas, además de una bebida energética de regalo, me parece un puntazo. Una demostración más de que la organización de Resurrection Fest es un festival ideado por y para amantes del rock y metal. Preparado con mucho cariño y dedicación, y no meramente para lucrarse con ello. Clara diferencia con otros festivales nacionales que, desde luego, sí que se aprovechan, y  dejan ver, sin avergonzarse, en su lista de precios, que estafan. Y ésta es una de tantas claves de su éxito y evolución, notable año tras año. 

Ministry, acompañados de un muñeco, con forma de pollo gigante, que lucía  pintada, en su pecho, una esvástica dentro de una señal de prohibido, y durante temas como 'We are tired do it' o 'Antifa' se ondeaban banderas anarco-comunistas.

Finalizan los conciertos de la fiesta, que terminaron convirtiendo la jornada en una celebración reivindicativa, con tanta banda con canción protesta. Desarrollada sin incidentes, y con total normalidad. 

Al terminar, se distinguía, en el ambiente, un especial entusiasmo de la gente e ilusión en sus caras, porque, celebrar la Warm Up, significa que comienzan tres días intensos, llenos de Rock y Metal en vena, y todo el mundo venía con mono de una inyección desde la pasada edición. Venían a por su dosis.

 
 
 
 
 
 
 
 
Valora este artículo
(0 votos)
Mara Martinez

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.