Resurrection Fest 2014 (Tercera Parte)

Viernes, 09 Octubre 2015 12:13 Visto by 1509 Peoples Escrito por 

Ya queda poco para acabar esta crónica chavales. Nos adentramos en el tercer y último día del Resurrection Fest 2014.

 

El día de hoy era especial, porque vería a grandes promesas del metal nacional como por ejemplo los TRALLERY y a grandes mitos del metal extremo como los OBITUARY en el mismo escenario.

 

Vamos ya a como he vivido esta jornada lluviosa de sábado.

 

Otra vez nos encontrábamos en la entrada, esperando que se abrieran las puertas para entrar en manada al recinto en el que ya se sentían las pruebas de sonido de los que abrirían el día, además de un olor a comida que nos hacía babear de lo rico que olía.

 

Como bien decía antes, una de las grandes promesas del metal nacional, los mallorquines TRALLERY se preparaban en el Ritual Stage (el que gozó de un gran sonido todo el festival). En la jornada anterior, estos chavales se dedicaron a repartir flyers por todo el festival anunciando su concierto a horas tan tempranas. Esto es sinónimo de que los que entraran al cartel del Resu gracias a haber ganado el Band Contest, están muy contentos con su trabajo. Vaya trabajo el de esta peña. Madre mía. Con esa juventud y en formato power trío nos dejaron atónitos con grandes obras como “Collateral Damage” o la impresionante “Catalepsy”. Espero ver pronto a este grupo con más tiempo de show. Unos grandes de la escena nacional sin lugar a dudas.

 

El cansancio acumulado de estos tres días ya parecía hacer mella en todos los presentes, por lo que ya era difícil moverse hasta los otros escenarios con la premura de los días anteriores.

 

Así es como entre que íbamos a cargar equipo y desayunábamos (el año que viene a ver si firmo un acuerdo con algún chiringuito para cambiar la comida por publicidad xD), nos perdimos algunas actuaciones que o bien no nos interesaban demasiado o ya habíamos visto en otras ocasiones.

 

Lo cierto es que volvimos al Ritual Stage para ver a los vecinos asturianos de SOUND OF SILENCE.

Un show que podría haber sido más de lo que fue. Quizá tocar a horas tempranas o el cansancio de los días anteriores pudo con el combinado asturiano, el cual se mostró bastante frío sobre las tablas. Sabemos que esta banda puede dar muchísimo más de lo que mostró en Viveiro. Son un gran grupo. Pero no todos los días es fiesta. Y esta vez no se los veía con cara de fiesta.

 

Los que si dieron fiesta y de la buena fueron los madrileños HAEMORRHAGE. Quienes con una puesta en escena increíble y un espectáculo de “Terrorcore” nos dejaron a cuadros. Desde primeras horas de la mañana ya había visto a muchos en el camping vestidos como enfermeros y médicos dispuestos a operar. Y al salir los HAEMORRAHGE al escenario llegué a la conclusión de que esta banda que era nueva para mi, llevaba ya muchos años de carretera y que cuentan con hordas de fans en estas tierras.

Del directo de estas bestias, ninguna pega. Quizá que fue muy corto, pero nada más.

El concierto fue una verdadera carnicería, del cual no nos trajimos algún recuerdo en forma de oreja, pero sufrimos varios golpes que quedaron marcados en nuestros cuerpos varios días. Especial mención a una gran canción como fue “I´M Pathologist”.

Sé que es un crimen que no conozca a una banda con casi 20 años de carrera, pero he remendado mi pecado al verlos en el Resu. Desde luego que es otra de las bandas que me he quedado con ganas de volver a ver.

 

Las masas ya se agolpaban en el Main Stage para ver a una de las bandas más grandes que ha parido España. Los HAMLET salían al escenario a darlo todo. Nunca fueron mucho de mi agrado, pero he de decir que este concierto fue uno de los más divertidos de todo el festival y en el que más se interactuó con el público. Un enorme Moli no paró de correr de un lado a otro, demostrando que le queda cuerda para rato. HAMLET tocaba y el público dejaba la garganta en el pit para agradecerle a sus ídolos el haber tocado en el “Resu Fest” como dijo varias veces Moli. El cual convocó a lo que fue quizá el Wall of Death mas grande de todo el festival, en el que el mismo vocalista se bajó del escenario para compartir con sus fans una verdadera batalla campal. Charlando con la banda al terminar su show, nos dijeron que estaban muy contentos con lo ocurrido ese día y que sin lugar a dudas volverían pronto por tierras gallegas.

 

HAVOK sonaba ya cuando pude llegar a verlos. Los de Colorado son unas verdaderas máquinas. Y como dice Julito, LO SABEN!

“Covering Fire” o el apoteósico final con “Time is Up” fueron de lo mejorcito de su directo. El público, entregadísimo desde los primeros compases del show nos envolvió más de una vez en enormes Circle Pits. La fiesta fue tremenda. Espectacular la voz de David, que parece que lleva un motor en la espalda que le permite tener aire todo el rato. HAVOK fueron una de las grandes bandas de este festival. Quizá no era la hora para verlos, pero ya hablamos de esto antes y a alguien le tiene que tocar este horario. De todas formas repito, uno de los mejores directos de todo el festival.

 

Pasaban ya las 5 de la tarde y THE REAL MCKENZIES tocaban en el Chaos Stage.

El cielo ya estaba dejando caer esa lluvia que estuvo amenazando todo el festival. Pero a los fans de este sexteto les daba igual. Otro directo super divertido. Lamentablemente entre la lluvia y el sonido que llegaba a lastimar a veces no pude quedarme a ver el bolo entero, pero sin dudas que los veré en alguna sala o en mejores condiciones pronto.

 

En este día en el que había mucha oferta para ver metal extremo me pasé por la torera el bolo de los GALLOWS y me fui directamente a ver a ABORTED.

 

Los belgas son impresionantes. Desde que comenzaron su directo la carpa del Ritual Stage parecía temblar. Su batería Ken Bedene es un verdadero animal que nos taladró los oídos con unos blast beats alucinantes. El ritmo de ABORTED en directo no te deja tiempo a respirar, cosa que ya era difícil hacer en esos instantes en el único sitio del festival que parecía seco.

Los ABORTED nos dejaban volver al mundo de los humanos normales pareciendo zombies. Algunos tuvieron que ir a enfermería a que les dieran unas tiritas o algo para aguantar el cerebro en su sitio. Una verdadera lluvia de hostias fue lo que nos llevamos del Ritual Stage y de esto eran completamente culpables los ABORTED y el gran concierto que se marcaron.

 

Si, ya sé que no es normal que a estas alturas no haya vuelto a perderme algún bolo para comer o para “descargar algún archivo” en los baños del Resu. Baños que a estas alturas parecían piscinas olímpicas. Pero solamente en la entrada, ya que los servicios gozaban de una limpieza impecable a pesar de las inclemencias del tiempo y de los miles de usuarios que pasaron por ellos.

 

Los hermanos Duplantier comenzaban su directo con un público que venía ya destrozado de los anteriores bolos. Pero la furia con la que subieron al escenario y la gran calidad del sonido (que fue mejorando tras un inicio mediocre en este escenario), volvieron a despertar a la masa anestesiada que se disponía a ver a los franceses en su elemento.

Enormes, sin bajar el ritmo ni un solo segundo, los GOJIRA dejaban claro que habían llegado a Viveiro a reventar el recinto. Y consiguieron que entre walls of death y pogos de tamaños épicos los que estábamos presenciando su directo quedáramos atrapados por su música. Entre el público se notaba claramente quienes eran los fans de la banda y quienes estaban ahí porque no podían moverse. Una gran cantidad de público disfrutó de grandes éxitos de esta banda como “Explosia” o “Backbone”. Gran final también con “Remembrance”. Aquí sí que mis fuerzas no daban para más!

 

Menos mal que la zona de el papeo estaba al lado del Ritual Stage y no me fue difícil llegar a la mesa de sonido para ver a CALIBAN. Lo difícil fue comer tranquilo ante semejante dosis de brutalidad y entre una verdadera batalla campal.

“Chaos – Creation” fue sin lugar a dudas lo mejor de su setlist. Poco importaba que a esas alturas de la tarde (no pasaban las 8 de la noche), el diluvio universal comenzara a caer sobre nuestras cabezas (en ese momento tapadas por la carpa salvadora del Ritual Stage). El directo de CALIBAN estaba redondeando una jornada musical que con permiso de las grandes bandas que pasaron antes por los escenarios, iba camino de ser la mejor de todas.

 

Muchos me crucificarán por esto, pero por más que DISCHARGE sea una gran banda, no me iba a jugar la salud para verlos, así que me quedé refugiado en la carpa del Ritual Stage hasta que parecía que las nubes nos dieron un rato de descanso.

 

La lluvia torrencial demostraba quienes eran los verdaderos fans de la banda que venía a continuación. FIVE FINGER DEATH PUNCH .

 

Yo decidí esperar a que Noé pasara con su barca y nos acercara al Main Stage para ver el directo de los de California. Pero al ver que el barbas se retrasaba tuve que ponerme las branquias y bucear por el recinto hasta llegar al Main Stage.

 

En algo que parecía un arrozal era donde los fans de FFDP se rebosaban en barro y disfrutaban de lo que parecía ser un gran concierto. Lamentablemente llegué casi al final y solo pude ver tres o cuatro canciones. Pero a juzgar por la cantidad de barro que tenían algunos, deduzco que el concierto fue brutal.

 

Descontado es que los conciertos del Chaos Stage iban a tener con esta situación climatológica menos público del esperado. Al menos yo no iba a mojarme mucho para ver a las bandas que allí tocaban. Pero JUDGE son unos míticos de la escena Hardcore neoyorquina y había que ver un par de temas al menos.

Eso fue todo lo que vi de JUDGE, dos temas. El sonido estaba siendo bastante malo y la banda no me estaba transmitiendo mucho. Divertido era ver a los expertos bailarines de mosh revolcándose por el barro al dar esas volteretas en el aire. Pero más allá de eso los de New York no me transmitieron mucho sobre el escenario. Así que junto con mis acompañantes en ese momento (Gracias Pablo y Bea) pusimos rumbo al Ritual Stage.

 

Aquí es donde la cosa se iba a complicar. La lluvia no nos iba a dar tregua y los conciertos que quedaban eran de grandes bandas que algunos esperábamos ver en primera fila sin importarnos que un gran huracán pasara por nuestro lado o un Tsunami nos arrastrara entre grandes cantidades de agua.

 

OBITUARY. Quizá una de las bandas más míticas del metal extremo mundial iba a tener el privilegio de no mojarse en su directo.

La carpa presentaba un lleno espectacular, quizá porque era el único sitio techado (además de las barras y las zonas de merchandising) de todo el recinto, lo que no quiere decir que fuera un sitio cómodo. Ya que el barro empezaba a ser molesto.

 

La historia es que el Ritual Stage les quedaba pequeño a los grandes OBITUARY.

Su set list como esperaba el público estaba plagado de los grandes éxitos de la historia de esta banda. Para los amantes del metal extremo fue un verdadero subidón. Desde la mesa de sonido en una cómoda posición pudimos ver con relativa comodidad el show de los americanos. Lamentablemente la iluminación era muy tenue y poco se podía ver desde lejos, pero poco importaba. El público se mostró algo frío, y los músicos también. Pero era una gran ocasión para marcar en el calendario. Lamentablemente tuvimos que dejar este excelente show, ya que en el Main Stage se preparaba TESTAMENT. Y era al igual que KREATOR en la primera jornada, una de las bandas que este servidor tenía más ganas de ver.

 

Allí estábamos, agarrados a las quitamiedo para ver el show de TESTAMENT sin tener que preocuparnos por las cabezas de la gente. Lamentablemente al salir el quinteto de la Bay Area, a uno de los fotógrafos del foso se le ocurrió abrir un enorme paraguas para proteger su costosa cámara de las inclemencias del tiempo. A todo esto, simplemente decir que si te compras una cámara tan cara, compra también los complementos, como el impermeable que vale 5 duros y no les tocas las pelotas a los que quieren ver el show y se están dejando mazar a hostias por los de atrás para poder disfrutar de una buena vista.

 

Grandes canciones como “Dark Roots of Earth” o el clásico “Into the Pit” sonaron en el setlist de TESTAMENT. Desde los primeros compases y tras el inconveniente del paraguas me convertí en uno de los energúmenos de los que tanto me reí unas horas antes. El barro me llegaba hasta las cejas y me era difícil conseguir abrir la boca para cantar canciones como “The New Order” o su “Over the wall”, pero poco importaba ya que se me llenara la boca de tierra.

TESTAMENT dieron un gran espectáculo en el que poco nos importaba ya el sonido o si el Resu se estaba acabando.

Gran final con “Do Not Resuscitate” y “3 days in darkness”, las cuales fueron quizá las más coreadas por los allí presentes.

 

Quedaba todavía cerita en el Chaos Stage. Los CARCASS sonaban bajo el chaparrón mientras el público presente seguía embadurnándose en barro o se intentaba secar la ropa tras el épico fiestorro de TESTAMENT.

 

Venían con su Surgical Steel bajo el brazo y la operación que realizaron en las cabezas del personal con este instrumental fue tremenda.

 

Enormes temas de este disco sonaron como por ejemplo “Cadaver Pouch Conveyor System” o “he Granulating Dark Satanic Mills”. Pero en su setlist no faltaron grandes canciones de esta banda como “Heartwork” con la que cerraron un gran concierto.

 

El público ya no daba para más. Aún quedaban un par de actuaciones, pero nosotros teníamos que cambiarnos la ropa o al menos quitarnos el barro de los ojos. Así que decidimos dejar los conciertos que quedaban para otra ocasión.

 

Seguro que el 2015 va a dar mucho que hablar, ya que el Resurrection cumplirá sus primeros 10 años de vida y el festejo va a tener que ser épico para mejorar el festival de este año.

 

Nos vemos el año que viene en los pogos del Resurrection Fest!

 

 

Valora este artículo
(1 Voto)
Agustin

 

Direccion

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.