Testament y Exodus. Pontecesures

Viernes, 09 Octubre 2015 12:17 Visto by 495 Peoples Escrito por 

Edit Profile Name

TESTAMENT & EXODUS

Exodus y Testament pasaban por Galicia en miércoles. Una apuesta atrevida por parte de la organización ya que es un peligro para la taquilla hacer este tipo de conciertos entre semana, contando con que el público trabaja al día siguiente y algunos por esa razón no se acerquen a ver el concierto.

 

El equipo de Rock Galicia llegaba a la Sala Chanteclair justo cuando se abrían las puertas, y tras recoger nuestras acreditaciones nos dispusimos a beber el primer refrigerio de lo que esperábamos fuera una noche de fiesta y diversión.

 

Desde nuestra posición en la terraza del bar que hay frente a la sala podíamos observar al personal, que andaba a los gritos de un lado para otro saludando a viejos colegas que hace mucho tiempo que no veían y reencontrándose algunos con recuerdos de su juventud. Como decía un amigo hoy por Facebook: “la vieja guardia metalera de Galicia estuvo toda en Valga”. Y es cierto, contra todo pronóstico la alejada de la civilización moderna Sala Chanteclair no se llenó de niños haciendo botellón en la puerta, ni de gente perdida que pasaba por allí. Este concierto consiguió reunir una vez más a todas las viejas glorias de la noche metalera. Algo que hacía mucho tiempo que servidor no veía y que creía que nunca iba a ver.

 

Mientras admirábamos la hermandad del pueblo metalero comenzaban los primeros compases del concierto.

 

Un pequeño retraso en los horarios que manejábamos llevaron a EXODUS a comenzar su actuación sobre las 21:30.

 

Desde los primeros compases de su show se notaba los de San Francisco no estaban en su elemento. La falta en el escenario de Gary Holt y de su anterior vocalista Rob Dukes era bastante notoria. Pero el regreso de Steve Souza al frente del combinado ha sido un avance para la gran mayoría del público.

 

Su actuación se vio empañada por un sonido que no convencía. El bajo sonaba demasiado alto, tapando en partes el trabajo vocal de Souza y la batería sonaba descompensada, pasando la caja por encima del resto del set.

 

De todas formas el público se lo estaba pasando muy bien con el directo de EXODUS, demostrando su felicidad con pogos y dejando por el suelo los primeros charcos de cerveza que a la postre se convertirían en una pista de patinaje.

 

40 minutos de set de EXODUS y el combinado desapareció del escenario. Un simple “muchas gracias, estamos encantados de tocar aquí… hasta siempre”, y el quinteto recogió sus bártulos. Todos nos quedamos expectantes a la espera de una nueva salida al escenario y unos bises de rigor. Pero nada. El equipo de roadies comenzaba a desmontar el backline y en las caras de los presentes se dibujaron las primeras muecas de decepción.

 

Cigarro y cerveza de rigor, comentar lo acontecido hasta el momento con los colegas y pillar posiciones lo más adelante posible para ver cómo TESTAMENT destrozaba las cervicales del personal.

Profile

 

Los de Berkeley salieron arrasando. El sonido ya no era el mismo que tuvo EXODUS. Ahora sonaba todo en su sitio y los más de 400 que estuvimos frente al escenario lo estábamos pasando de vicio.

 

Over the Wall, The New Order, The Haunting. Uno por uno iban cayendo todos los cásicos de los californianos mientras el suelo se hacía cada vez más peligroso y los pogos más brutales.

Enorme Chuck Billy en el trabajo vocal, como siempre es un seguro de vida tener un frontman como él en el escenario. Con su característico pie de micrófono funcionando a veces  como guitarra improvisada para el corpulento cantante supo moverse por todo el entarimado de Valga para hacer sentir a todo el público que el show era para ellos.

 

Into the Pit y el público se volvió literalmente loco, manteando a todo aquel que les parecía lo suficientemente delgado como para levantarlo sin esfuerzo. Tirando cerveza por los aires (cosa que servidor odia muchísimo) y equilibrando de alguna forma la decepción anterior con EXODUS.

 

Nunca había visto tan de cerca a TESTAMENT, pero ver los dedos de Steve DiGiorgio correr por ese bajo con tan solo tres cuerdas es impresionante. El hombre es un metrónomo y junto con Gene Hoglan en la batería hacen un tándem estupendo y un colchón muy cómodo donde las guitarras de Eric Peterson y Alex Skolnick pueden descansar tranquilas.

 

Impresionante, no hay palabras para describir el show de TESTAMENT.  Casi hora y media de directo en la que en ningún momento bajó la intensidad ni se volvió monótono el show.

 

Esta era una campaña arriesgada. Meter en una sala alejada de las grandes ciudades a dos bandas de renombre internacional y no proporcionarles un telonero local (que muchos extrañamos), era casi anunciar que la cosa iba a ser rápida y concisa. Y por suerte para los que trabajaban el jueves a la mañana acabó bastante temprano.

 

Aun así, los presentes nos quedamos con ganas de más. Nos marchamos de la sala con la satisfacción de haber visto como TESTAMENT nos destrozaba las cervicales y con la tristeza de ver que EXODUS no cumplían las expectativas que los más de 400 fans de esta banda llevamos el miércoles 20 de mayo a la Sala Chanteclair de Valga.

 

 
 
 
 
Valora este artículo
(0 votos)
Rock Galicia

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.