UFO – SANTIAGO D.C. 2015

Viernes, 13 Noviembre 2015 15:50 Visto by 2435 Peoples Escrito por 

UFO – SANTIAGO D.C. 2015

Profile

El pasado viernes, 6 de noviembre, la gira de los míticos UFO pasaba por la sala Capitol de Santiago D.C., de la mano de RM Concert, y Rock Galicia no podíamos desaprovechar la ocasión de estar allí para contarlo.

La legendaria formación británica, compuesta por Phil Mogg, Paul Raymond, Andy Parker, Vinnie Moore y Rob de Luca, llegaba a la Península presentando su flamante nuevo disco, ‘A Conspiracy of Stars’, en el cual dejan más que patente por qué son uno de los pilares básicos sobre los que se sustenta el hard rock, desde 1970 hasta nuestros días.

Totémicos álbumes como ‘Phenomenon’, ‘Lights Out’ o ‘Strangers in the Night’ (uno de los mejores directos de la historia) han asegurado a UFO un lugar en el Olimpo de los Dioses del Rock y esta gira era una ocasión perfecta para comprobarlo de primera mano, viéndolos en acción sobre las tablas.

Los acompañaban en esta gira, que también pasaba por Santander, Madrid y Barcelona, los hard-rockeros rusos (sí, rusos…) RED’S COOL, los cuales saltaban a la palestra a las 20:45, para ir caldeando el ambiente.

La joven banda de San Petesburgo, desconocida para la gran mayoría del público, contaba ya con algo más de 200 personas en la sala compostelana (lo cual no está nada mal, con los tiempos que corren), número que fue aumentando a medida que iba pasando su tiempo de actuación.

ProfileCon tres discos ya en el mercado y habiendo compartido escenario con más de una “vaca sagrada” del ROCK, los rusos tienen tablas y saben sonar bien. Otra cosa es que el hard rock ochentero de tintes “whitesnakeanos” que practican no deje de resultarme un tanto horterilla de más, para mi gusto…

No obstante, como decía previamente, sonaron muy bien y supieron conectar con el público, el cual hizo palmas, coros, cuernos (algún que otro FRIKI hasta se sabía alguno de los temas, por cierto…) y, en general, se lo pasaron bien y quedaron lo suficientemente animados para ver a UFO a continuación.

 

La sensación general era de un gran positivismo, emanado por gente que, sin duda, estaba allí para pasárselo fetén desde el primer momento y disfrutar de una gran velada de hard rock del bueno. Como suele suceder en esta clase de eventos, los reencuentros se sucedían, acompañados de abrazos, sonrisas y cervezas.Profile

Profile

A eso de las 22:00, Andy Parker se sentaba tras su set de batera y UFO saltaban a escena con We Belong to the Night, de su álbum ‘Mechanix’ (1982); y lo hacían como una auténtica banda de ROCK AND ROLL de toda la vida: cogiendo los instrumentos, mirándose entre sí con complicidad, mirando al batera y arrancando al unísono para adelante, “aladetres”.

Con las dos siguientes piezas,Fight Night y Run Boy Run (de sus dos últimos discos, ‘Seven Deadly’ (2012) y ‘A Conspiracy of Stars’ (2015), respectivamente), los británicos dejaban claro que con 21 discos a sus espaldas, en sus repertorios hay cabida para prácticamente todo su material y que en la noche iban a sonar tanto grandes clásicos como temas nuevos.

Con Lights Out, del disco homónimo de 1977, los coros del público iban “in crescendo”, aunque hay que decir que el respetable hizo alarde de una actitud espléndida desde el minuto 0 hasta el final del espectáculo. A continuación, sonaba el segundo tema de la noche del disco nuevo, Rollin Rollin.

Tras Venus, llegaba la hecatombe a la sala compostelana con Only You Can Rock Me; claramente uno de los temas innegociables de la banda que mucha gente aguardaba escuchar, con gran devoción y fervor casi religioso.

Unas 550 personas, según mis cálculos aproximados, poblaban la gran sala santiaguesa, lo cual me alegra decir que superó mis expectativas, teniendo en cuenta como suele funcionar la Profile“escena” hoy en día. Eso sí, también hay que decir que es probable que la media de edad global de la sala anduviera entorno a los 35 años, aproximadamente. Esto es: la vieja guardia sigue sin fallar, la cana es amor y la “chavalada” sigue sin tener Profileputa idea, básicamente…

Burn Your House Down, Cherry, Love to Love y, con Messiah of Love, llegaba la tercera y última concesión de la noche al último disco de la banda, ‘A Conspiracy of Stars’; un gran disco de hard rock clásico, con algún que otro ramalazo de A.O.R., a golpe de 2015.

El sonido de la banda fue impecable durante todo el concierto. La ejecución y la presencia escénica…, las propias de leyendas del ROCK con más de 46 años de tablas a sus espaldas (se dice pronto).

La juventud del bajista Rob de Luca contrasta con la veteranía de sus colegas, aunque lo suple desprendiendo una gran seguridad sobre el escenario, propia de alguien con también muuuchos conciertos ya a sus espaldas, tanto en clubs como en festivales. Gran bajista y gran apoyo, también, en cuanto a los coros agudos se refiere, contribuyendo a dar más “cuerpo” a la parte vocal del grupo.

  Por supuesto, todos los guitarristas presentes en la sala se agolpaban hacia la izquierda de la pista (derecha del escenario) para estar más cerca del “guitar god” Vinnie Moore y no perderse detalle de sus progresos sobre el mástil.

                                                       

ProfileEl guitarrista americano, que a mediados de los 80 y con sólo 23 años ya editaba videos didácticos en los cuales mostraba su técnica a nuevas generaciones de guitarristas, es una persona con los pies en el suelo que sabe dónde está en cada momento. Prueba de ello es la exquisita, suave y comedida combinación de técnicas guitarrísticas que lleva a cabo con UFO; basando su interpretación en la escala pentatónica de blues, sin exagerar su virtuosismo y añadiendo por el medio, no obstante, pinceladas de genialidad para los más entendidos, que hicieron las delicias del respetable.

Con un sonido de lo más “vintage”, basado en cabezales y pantallas Marshall “detodalavida” y poquitos efectos, Vinnie Moore demostró que es un guitarrista de lo más fetén, con muchísima clase y buen gusto, al margen de pajilleradas neoclásicas y anacrónicos “shredderismos” power-metaleros.

Tras Making Moves, llegaba una nueva debacle a Compostela con un gran clásico atemporal de la etapa “dorada” de la banda, Rock Bottom, con toda la sala botando y coreando al unísono con una sola voz.

Tras Rock Bottom, la banda se retira a los camerinos, a tomarse el primer y único respiro de la noche y hacerse un mínimo de rogar, antes de acometer con los esperadísimos bises.Profile

Después de un par de minutos de la gente coreando el nombre del grupo en inglés (algo harto sorprendente, en este país…), la banda volvía a escena y Phil Mogg levantaba su cerveza para brindar con todos nosotros, demostrando que es difícil desprenderse de los viejos hábitos de buen rockero (no lo prueba).

Con sus movimientos aparentemente anquilosados, Phil Mogg sigue siendo un más que cumplidor frontman, su voz se mantiene prácticamente intacta y su presencia escénica nos recuerda por momentos por qué sus “maneras” inspiraron en su día a otras grandes figuras de la época, como al gran Bon Scott, sin ir más lejos…

La curiosa, a la par que inquietante figura de Paul Raymond, con su bisoñé (creo que todos lo pensamos, no?), apariencia de purila (‘señora mayor’, en koruño) y su dualidad como guitarra rítmico/teclista, da inicio a la reconocible intro de teclado de Doctor Doctor y la sala se viene abajo, casi literalmente.

Doctor Doctor, el titánico clásico transgeneracional que todo el mundo conoce, que todo el mundo vino a ver y sin tocar el cual sería imposible que la banda fuera capaz de abandonar el local incólumes. Un tema que lo tiene todo y que puso a toda la sala a saltar y cantar rebosantes de júbilo, ante la complaciente mirada de la banda.

A continuación, la banda ponía broche final a una noche mágica con otro gran clásico, Shoot Shoot, con un Andy Parker rotundo tras los parches (como toda la noche) y un Rob de Luca haciendo unos coros fetén.

ProfileLos había visto ya en otra ocasión, hace algo más de cuatro años en el Hellfest, y ya me habían sorprendido muy gratamente en di-recto, pero después del concierto en la sala Capitol la cosa queda clarísima: UFO es un caballo ganador, ayer, hoy y siempre.

Menos mal que aún nos sigue quedando la vieja guardia, tanto a nivel de bandas como de público; la cual nunca falla. El día que esta falte…, veremos lo que pasa.

Viva el ROCK

Valora este artículo
(4 votos)
Anxo Castelo

Corinicas

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.