El pasado viernes 4 de noviembre tuvo lugar el Route Resurrection Fest en el que nos traían a Alter Bridge, acompañados de Living Colour y Like A Storm. El concierto fue en la Sala Santana 27 de Bilbao, que ya desde por la tarde tenía una cola en la puerta llena de fans ansiosos por que llegara la hora de empezar la noche. La sala tenía un sonido excelente y buenas instalaciones, y un buen espacio para el público. Que, por cierto, esa noche se colgó el cartel de Sold Out, y no me extraña. Había muchas ganas de que Alter Bridge volvieran por España, y compartían cartel con grupos muy interesantes.

Poco después de abrir las puertas empezaron a tocar Like A Storm. Todavía estaba entrando la gente y, aunque poco a poco se fue llenando, el público no es que estuviera muy entusiasmado, pero daba la sensación de que ellos tampoco. Las circunstancias eran difíciles para ellos: primer concierto en España, primer concierto de la gira con dos grupos acojonantes y también primer concierto de la noche. No fue fácil, pero rompieron el hielo. Aunque, a decir verdad, no suenan nada como en el estudio. Será que no tenían una calidad de sonido a la altura de los demás, los sonidos disparados apenas se podían apreciar y el cantante no fue muy allá. Creo que en estudio tienen una producción que no corresponde con su directo, no llenan igual. Pero tampoco fue desastroso ni mucho menos, ellos salieron ahí a defender sus temas y cumplieron, además moló bastante el detalle del didgeridoo. ‘’Wish You Hell’’ y ‘’Love The Way You Hate Me’’ fueron temas donde el público se fue animando más, hacia el final de su turno, que tampoco tocaron mucho rato. Espero tener otra oportunidad de verlos y que les salga algo mejor.

A continuación, llegaba el turno de los enormes Living Colour. Su confirmación en el cartel nos cogió a todos por sorpresa, y para bien. Fue la nota de buen rollo de la noche, sin duda. Son unos músicos tremendos, desprenden talento en todo momento. Corey Glover, el cantante, nos dejó los pelos de punta con su potente voz. El ánimo no decaía en ningún momento, vamos, creo que todo el mundo allí se lo estaba pasando genial con temazos como ‘’Who Shot Ya’’ o la mítica ‘’Cult Of Personality’’. Dejaron el escenario bien calentito para lo que se nos venía encima.

Con ‘’Show Me a Leader’’, del último disco The Last Hero, abrieron los protagonistas de la noche Alter Bridge. Seguida de ‘’Addicted To Pain’’, de su anterior trabajo. Vamos, un comienzo lleno de energía, con un público entregadísimo dejándose la voz. Ya después empezaron a meter por el medio canciones de bajón mezcladas con otras de subidón, y  además de eso también equilibraron el repertorio en cuanto a los discos: sin abusar de que estaban presentando The Last Hero, del que tocaron seis temas (cuatro de ellos en primicia), pero tampoco olvidándose del resto de su trayectoria. Aunque no voy a negar que algún que otro tema se echó en falta. Myles Kennedy estuvo increíble y encantador en todo momento, encandilando a sus fans con su preciosa voz que emocionaba a cualquiera. Tuvo su momentazo cuando se sacó la acústica para tocarnos ‘’Watch Over You’’ y dejar a toda la sala con la piel de gallina. Pero Mark Tremonti también tuvo el suyo, con ‘’Waters Rising’’, donde podemos comprobar que el hombre no sólo le da caña a las cuerdas sino que también tiene un vozarrón (por cierto, su música en solitario también mola mucho). Pero quizá el momento más emocionante llegó con ‘’Blackbird’’, con todo el mundo cantando ese estribillo tan emotivo que tiene. Y para rematar, siguieron con ‘’Metalingus’’ y el típico vacile de irse del escenario como si hubiera acabado el concierto, para volver con ‘’Rise Today’’ e ‘’Isolation’’. Han demostrado que son unos unos artistas de los pies a la cabeza, ojalá vuelvan pronto por nuestras tierras. Seguro que su público crecerá, de la misma forma que creció desde la última vez que vinieron en 2013.

Por problemas técnicos no hay tantas fotos como me gustaría, pero espero que os guste la selección ;)