Impaled Corpses son una banda de metal extremo de Catoira (Pontevedra, Galicia), fundada a inicios-mediados de 2017. Por ahora no tienen mucha historia detrás pero en los pocos meses que llevan en activo, no han parado de trabajar. Y es que a estas alturas, ya se recorrieron toda la comunidad de Galicia dando conciertos.

 Para poder conocer un poco más sobre esta nueva agrupación, Rock Galicia se ha entrevistado con dos de sus miembros que actualmente residen en Santiago de Compostela:


 

Buenas tardes, estamos aquí con Heitor y Francesco, miembros de Impaled Corpses, vocalista y batería respectivamente…  ¿Qué tal estáis chicos? ¿Cómo os va?

Francesco: ¡Todo bien!

Héitor: ...aunque bastante constipados, por el resto genial (risas).

¿La idea de Impaled Corpses cómo y cuando surgió? ¿Cual es el origen?
 

Francesco: El nombre es un juego de palabras entre Impaled Nazarene y Cannibal Corpse. Y empezó conmigo buscando nuevos miembros para tocar en una banda aquí en Santiago, y José y Jorge (guitarras) me contactaron, y después se unieron Ramón (bajo) y por último Héitor (voz).

¿Qué influencias tenéis cada uno como miembro individual para crear la música de Impaled Corpses? ¿Hay mucha diferencia entre unos y otros dentro de la banda?
  Héitor :Está claro que a todos nos gusta el metal extremo, pero cada uno tira más por una rama. A Francesco le gusta más el black metal, a los otros chicos igual más el black y el thrash, yo tiro más por el “melodeath”, pero al final nos gusta a todos el metal extremo y eso es lo importante.

Veo que os definís a vosotros mismos como banda de Metal Extremo, ¿Podríais definir vuestro sonido un poco más para los posibles lectores?

Héitor:Quizás la mejor forma de definirlo sería black/death metal si queremos ser más exactos.

Tengo entendido que estáis establecidos en Catoira (Pontevedra), pero no todos sois de allí ¿Eso representa un problema para vosotros? ¿Qué handicaps tenéis?

Héitor:Salir de trabajar tarde, coger el coche e ir a ensayar allí y llegar de madrugada a casa, ese es el principal problema (risas). Por el resto está bien, tenemos un buen local de ensayo allá.

¿Planeáis grabar un álbum o un EP en un futuro? De ser así, ¿cuándo sería? ¿Cuándo podrán los seguidores disfrutar de un trabajo de estudio de Impaled Corpses?

Héitor:Por ahora sólo hemos grabado un single, “Cidade Sen Lei”, un tema auto-producido. Y… la idea es grabar en navidades. Sacar una maqueta con tres o cuatro temas para presentar la banda.

 

¿Tenéis en mente trabajar con algún sello discográfico o tenéis vuestros propios medios para grabar?

Héitor:Por lo que respecta a este momento, vamos a seguir siendo un proyecto auto-gestionado, a no ser que se presente una oferta que cumpla con lo que estamos buscando.

¿Cuántas canciones tenéis finalizadas hasta ahora?
  Héitor:Pues tenemos nueve temas propios y dos covers.

Cantáis en inglés, español y gallego ¿no? ¿Os acabaréis centrando en una sola lengua o seguiréis con el plurilingüismo?

Héitor:En ese sentido como vocalista y letrista de la banda prefiero no cerrarme y mantener la mente abierta. Depende de lo que esté escuchando o lo que me apetezca en ese momento, si escribir en inglés, gallego o castellano… No tengo ninguna preferencia, la verdad.

Es curioso el hecho de que eres originalmente guitarrista y tocas en Amenaza de Muerte, hasta das clases en Casa do Rock… ¿Cómo surgió la idea de entrar como vocalista en una nueva agrupación?

 

Héitor:Todo surgió a raíz de una masterclass de canto gutural impartida por Diva Satánica (vocalista de Bloodhunter) en Casa do Rock. Ahí aprendí a cantar con guturales. Luego iba colgando grabaciones practicando por las redes sociales y… acabaron por contactarme Impaled Corpses ¡Y ahí estamos!

 

Francesco, tú a parte de tocar la batería, también tocas el bajo ¿compones con el bajo para Impaled Corpses o te centras sólo en la batería?

Francesco: Sí, creo que tres o cuatro temas tienen composiciones totalmente mías. También escribo música con el bajo.

 

Tú eres italiano, creo que estuviste en varias bandas a lo largo del mundo, ¿Como cuales? ¿De dónde eran?

Francesco: Sí, toqué en tres o cuatro bandas de black metal y death metal en Turín en la universidad y después en Nueva Zelanda con tres bandas de black metal una de thrash. También en el instituto tocaba heavy metal con muchas bandas, hacíamos covers de Nightwish por aquel entonces y esa clase de cosas.

¿Sigues trabajando con alguna de ellas a pesar de la distancia?

 

Francesco: No, todos los miembros de esas bandas decidieron que era mejor dejarlo. Ninguna está en activo ya.

¿Tendremos Impaled Corpses para rato?

Héitor: Esperemos que sí. La idea es que sea un proyecto duradero ya que hay mucho trabajo. Hemos dado una serie de conciertos, hemos compuesto varios temas y sería una pena que no siguiese el proyecto adelante.

 

¿Etuvisteis girando mucho por Galicia, ¿no? Decidme ¿Tenéis más fechas tenéis en el horizonte? Para que los fans, simpatizantes y curiosos puedan asistir.

Héitor: Pues justo ahora hemos terminado la primera etapa de conciertos. Hemos recorrido Galicia entera, y queremos hacer una pequeña pausa para componer más temas, grabar lo que tengamos de repertorio y recuperar luego la actividad. Toda fecha para un concierto bienvenida sea.
Bueno chicos, ha sido un placer ¿Queréis añadir algo más para los lectores de Rock Galicia? Lo que queráis, una primicia… una declaración, un poema...

Héitor: Sólo dar las gracias por la entrevista y dar saludos a toda la gente de Rock Galicia ¡Un abrazo para todos!

Para saber más sobre Impaled Corpses y poder seguirles la pista, aquí está su perfil de Facebook:

https://www.facebook.com/impaledcorpses/

 

 
 
 
 

RESURRECTION FEST 2017-DIA 8

Sábado, 29 Julio 2017 22:31

SÁBADO 8 DE JULIO

La última jornada de festival contaba con una lista de hasta tres eclécticos co-cabezas de cartel para todos los gustos. Por otro la en nuestro escenario predilecto (como a estas alturas ya os habréis dado cuenta), predominaban bandas de doom metal. La primera de ellas fue Conan, a la cual de 

nuevo el tempranero horario de conciertos nos impidió llegar. Pero como por falta de doom no era, a Mantar sí que pudimos verlos. Para los que no les conozcáis os los presento. Dúo de Hamburgo de guitarra y bate aposentados en referentes como Melvins y Matt Pike, con dos discos como dos 

Profile

soles. Los alemanes ocuparon el escenario como fueran cincuenta, dando uno de los conciertos más compactos y compenetrados de todo el festival. Con razón acompañarán a Kadavar en su próxima gira. Si pasan cerca, no os los perdáis. Los primeros co-cabezas del día, y los de más interés metalero de todo el cartel, fueron Mastodon. Una gran losa pesó durante to el concierto de los de Atlanta, y es que con una hora de duración apenas se puede esbozar un repaso rápido de todos sus discos, pero si encima se centran con hasta siete canciones de su último trabajo, ese repaso queda en nada. Por bueno que sea “Empero Sand”, muchos (por no decir todos) hubiéramos preferido un setlist más variado, incluyendo alguna más de ese polémico y, para servidor grandioso, “Once More Round the Sun”. Sin embargo, a su 

favor diré que esas críticas dirigidas hacia lo que pierden sus voces en directo las encontré infundadas, y es que Mastodon suenan como una máquina perfectamente engrasada en todos sus registros. Tras recuperarnos de la voladura de cabeza de los estadounidenses (literal y metafóricamente en mi caso) tocaba volver al ring d doom que era en esta tercera jornada el Desert Stage. Esta vez a cargo de unos italianos que entraron en el cartel por la puerta de atrás sustituyendo a los míticos Pentagram (por el 

arresto de su trastornado líder, Bobby Liebling). Hablamos de Ufomammut, u de las bandas más punteras y pesadas dentro del subgénero mestizo del stoner doom. Bajos asfixiantes, graves sísmicos y una potencia de sonido capaz de tumbar para atrás a los de 

las primeras filas fueron los argumentos del que resultó ser probablemen el concierto más pesado, estrictamente hablando, de todo el festival. A continuación, de regreso al escenario principal y cambia radicalmente de aires, el segundo gran nombre del día era 

Profile

el de Rancid. Los héroes del ska-punk norteamericano tocaron nada menos que 26 canciones, parándose especialmente en sus discos “…And Out Come the Wolves” y “Let’s Go”, y dejando alguna d recentísimo nuevo álbum.

Mientras los amantes del black metal disfrutaban de una de las bandas punteras del género desgranar su álbum más icónico (Mayhem tocando íntegro el “De Mysteriis Dom Sathanas”), el grueso del público se agolpó ante el escenario grande para ver el tercer cabeza del día. Hay días en los que la consideración de una banda sube de categoría, y para Sabaton eso sucedió esa noch Lograron congregar una sorprendente cantidad de público (una de las mayores del festival, Rammstein aparte), teniendo en cue además que hablamos de una banda con relativamente poco recorrido y que practica un estilo, el power metal, que vivió sus mejores tiempos hace ya tres décadas. Por todo ello tiene aún más mérito el potencial de Sabaton para convertirse en un futuro relevo de los cabezas de cartel jurásicos que suelen poblar los festivales de metal por todo el mundo. A la vez, en la carpa los italianos Talco (que visitan nuestro país más que a sus parientes cercanos) daban su buena ración de circense y perrofláutico. Extrañamente, el de estos con Sabaton fue uno de los solapes más dolorosos para mucha gente, a pesar lo opuesto de sus sonidos. Sin embargo, al contrario que aquellos, Talco sufrieron de un sonido bastante deficiente que enturbió voz. Con esa verbena ska dimos por finalizado una nueva y exitosa edición del Resu.

La edición más grande de la historia del Resurrection Fest supuso un nuevo paso adelante en la consolidación de uno de los festivales más interesantes de nuestro superpoblado panorama veraniego. Hasta el tiempo se portó, evitando empañar una edic 

Profile

prácticamente sin fallo. Una única crítica: a la seguridad del festival que se pone en los fosos para recoger con prisa a los que vuelan en crowdsurfing, que tienden a provocar más daño del que evitan. Por lo demás, y especialmente a nivel conciertos, un sobresaliente. Como escribió Manuel Jabois a propósito del festival: “en la historia de las religiones, la del metal es la única que llena conciertos para invitar a morir otra vez, y resucitar mejor”. Y para hacerlo, el mejor sitio está al norte de Galicia, Viveiro.