Ciconia – Winterize

Viernes, 04 Marzo 2016 11:43

Ciconia

ProfileMe estreno con esto de las reseñas de discos con 'Winterize' el segundo trabajo de la banda Ciconia. Desde Valladolid nos traen una música instrumental que nos puede sorprender bastante, escuchemos o no usualmente bandas instrumentales. Ciconia está compuesto por tres miembros: Jorge Fraguas (bajo), Javier Altonaga (guitarra) y Aleix Zoreda (batería), y ya en 2014 demostraron el nivelazo que tienen con su debut 'The Moon Sessions', el cual defendieron en directo por la península y el extranjero.
Describen 'Winterize' como una canción de 70 minutos dividida en 10 cortes, y con cada uno de ellos nos transmiten muchas sensaciones con cada melodía. Cada detalle, cada momento que avanza el disco te lleva de viaje. De hecho, está inspirado en un 'puente' entre el pasado y el presente a través de paisajes norteños, que la verdad es lo primero que se te viene a la mente en todo momento. Si eres fan de Alcest, Opeth, Anathema o Dream Theater, seguro que te encantará. A mí me ha gustado mucho sin ser para nada mi rollo habitual.
La intro tranqulita 'Snowfields' da paso a 'Eloinna's Inn' que es donde ya introducen guitarras y ritmos de batería con tintes de prog, que ya a lo largo del disco van siendo distintos (más tranquilos o más duros). Continuamos con 'Limbus' que es de lo más relajado (muy Alcest) y después viene, 'Scarsman' es de las que más me han gustado, con sus riffs cañeros. 'The Forgotten' es uno de los cortes largos del disco, con su intro acústica. El disco sigue en su línea con los siguientes cortes, con sus momentos de relax, otros melancólicos, otros épicos. Tanto en acústico como en eléctrico y metiendo también un piano que, a mi parecer, queda simplemente perfecto. Como broche final, 'Towards the Valley' con sus 16 minutos es el corte más largo pero uno de los más interesantes, con un principio acústico bastante agradable tras el que llega un sonido que personalmente me recuerda al 'Blood Mountain' de Mastodon.
Altamente recomendable, ya sea para un viaje largo o para esos momentos en los que uno se encierra consigo mismo y sus cosas, es la banda sonora perfecta.
 

 

NAVARONE “Vim & Vigor” (2014)

Jueves, 03 Marzo 2016 12:04

 “Vim & Vigor” (2014)

ProfileHace un par de años de la publicación del disco, segundo de los holandeses que ya están trabajando en el tercero, pero es ahora cuando merece nuestra atención ya que han pasado por Cangas el pasado 27 de febrero.
A la hora de hincarle el diente iba sin expectativa alguna debido a mi desconocimiento de la banda pero, a decir verdad, de primeras me costó ubicar su sonido en esos espacios mentales a los que llamamos “etiquetas”. Es una banda realmente enérgica pero en casi ningún tema, salvando “Black and  Blue”, comienzan de manera atronadora, arrasando. En absoluto. Se trata de ir in crescendo en cada canción, esperando la sorpresa. Ejemplo de ello es “Gimme a shot”, comenzando con sólo un ritmo de caja mientras, de fondo, una guitarra parece que va a arrancar y es el bajo sin embargo el que empieza el acompañamiento a la vez que surge la voz formando la melodía.  
Hay una base totalmente setentera, con una pizca de psicodelia y esencia post-grunge, lleno todo de matices y elementos progresivos. Hay momentos para el power rock con raíces blueseras o zeppelianas, para guitarras pesadas, casi stoner - como en el tema que abre el disco,”Time”- y para jugar con el rock más moderno de, por ejemplo, unos White Stripes. Hablando de estos últimos señalar que el encargado de las mezclas ha sido, al igual que en su primer disco, Vance Powell, productor del “Blunderbuss” de Jack White. En esta ocasión la banda se desplazó hasta Nahsville para seguir el proceso.
Destacar la voz de Merjin que es capaz ya no sólo de cantar bien si no de interpretar los temas, de darles alma que, en el caso de otros cantantes, la técnica solapa este aspecto tan importante.
En definitiva, grandes melodías, temas homogéneos sin caer en el tedio, con ricos matices de múltiples referencias sin ser espejo de nada ni nadie en particular. No han inventado la pólvora pero se agradecen grupos con personalidad como la que tienen estos holandeses.Profile
Si he de poner algún “pero” es por el tema “Pshycho Vaquero” que, no estando mal, desconcierta una pieza instrumental con aires tarantinianos en medio del disco. Quizá sea como el sorbete de limón de los banquetes.
Esperamos ansiosos escuchar ese nuevo álbum que se espera en la segunda mitad de este 2016.

MIEMBROS:

Merijn van Haren (voz)
Kees Lewiszong (guitarra)
Roman Huijbreghs (guitarra)
Bram Versteeg (bajo)
Robin Assen (batería)
                                                                          
                                                                                                   

CHILDRIAN- MATHERIA

Jueves, 03 Marzo 2016 10:49

“MATHERIA” DE GENIOS

ProfileEuskal Herria, inagotable fuente de cultura, nos regala uno de los discos claves del año 2016. Aunque Matheria, el cuarto trabajo de Childrain, salió a la calle en noviembre de 2015, ya se está haciendo notar, y sin lugar a dudas lo seguirá haciendo a lo largo del presente año en curso. Indispensable escucha para los amantes de la buena música, sin más, porque no caben etiquetas, comparaciones, ni dudas de ningún tipo cuando se trata de hablar de un disco semejante. Para apreciar Matheria simplemente hace falta tener oídos.

Sin duda, Childrain vive ahora mismo un momento dulce, su etapa álgida como banda, que se verá potenciada en lo sucesivo a raíz del éxito obtenido con este último trabajo, en el que nada está puesto al azar. Matheria no es un conjunto de canciones, ni 10 temas numerados según algún rebuscado criterio musical. Matheria es, en su totalidad, una historia. Con principio, final y , por supuesto, capítulos. Matheria sabe a ciencia y a filosofía escrita con rabia. Desde Creation of the Sun, pasando por Live in Winter, hasta Requiem o Renaissance, pura conciencia de vida desde los sentimientos de existencia más profundos.

El disco empieza fuerte, con garra, y se mantiene en lo más alto en todo momento. Espectacular trabajo de la batería, implacable de principio a fin, sin desmerecer el resto de instrumentos que, juntos y unidos con la voz, dan vida a un trabajo compacto y potente, donde también hay cabida para el instrumental como Renaissance, misterioso y evocador. Por otra parte, es preciso destacar el detalle de algunos arreglos del piano, que dotan al disco de un ligero tinte melancólico pero, sobre todo, elegante.

De este modo, el quinteto vasco ha sabido conjugar a la perfección una buena ejecución respecto a la parte técnica, grandes dosis de sentimientos que expresar, una pizca de literatura y un asombroso sentido de la vida y de la música, que ya les ha valido algún que otro reconocimiento, más allá del que yo pueda expresar en estas líneas, como ha sido la inclusión de Matheria en el top de lanzamientos a nivel estatal del año 2015 y, por supuesto, el éxito rotundo de la gira Matheria Tour 2016. ¡Larga vida, Childrain!