Domingo 22 de Mayo de 2022. Son casi las 12 del mediodía y recibo un mensaje de Agustín -director de Rock Galicia- en mi WhatsApp recién instalado -prefiero Telegram- que me deja un tanto intrigado

- Salgo en 20 o 30 minutos

- Sales en 20, 30 minutos para llegar a las 17???

- Tengo 2 horas y media de viaje más aparcar y tal

El resto del día transcurrió con tranquilidad salvo porque hacía años que no cubría un evento y a esto había que sumarle la emoción de que esta vez se trataba del show 40 aniversario de Bad Religion, en el Multiusos Fontes do Sar en Santiago de Compostela: una ciudad a la que arribé en 2019 y -pandemia de por medio- no pude explorar convenientemente. A decir verdad, apenas había concurrido a mi primer evento masivo en España ¡el día anterior! Que me tocó ser sonidista en el Locofestival de Trisquel, aunque esa es otra historia que también involucró rock y que ya les contaré cuando sea el momento.

Aprovecho para aprender a manejar un grabador Zoom que me han prestado: soy de otra época, me resisto a trabajar con el móvil. Aún así, llevo unos cascos por si fuera necesario escuchar algún mensaje… de Whatsapp… durante el evento.

16:00, la voz de Agustín:

- Estoy aquí con Jaime, furgo azul, aparcamiento de abajo lado izquierdo

- Voy para allí, creo que estoy del otro lado.

Las emociones se acumulan: será la primera vez que vea a Agustín en persona y además conoceré a Jaime, el autor de las fabulosas imágenes que ilustrarán mi humilde nota.

Jaime es majo y todo en él me recuerda a Javi, un realizador audiovisual que conocí en Bs As hace años ya, que tenía un videoclub y me regaló cientos de viejos VHS cuando ya nadie los quiso. Ingresamos por la puerta principal – haciendo la fila como todo el mundo, aunque con nuestras entradas de prensa en mano. El guardia de seguridad revisa la mochila de Jaime y casi le da un paro al comprobar su equipo fotográfico. “Tu vienes con él?” me pregunta y ni me revisa. Por suerte pensé, en otras épocas no podías ingresar con un grabador. Ahora, pues no sé.

Jaime saluda a todo el mundo: en este ambiente todos se conocen y por suerte: también lo saluda una chica de la organización, amiga suya de asturias, que le consigue una cinta verde con la que podrá ingresar al foso. “Tu búscate un lugar por ahí y disfruta del show”, me indica Jaime y eso es lo que haré.

Cervezas hay pequeñas y de litro, la fila es larga y para volver a hacerla me lo pensaré dos veces, así que venga el litro, combustible para la pluma ¿Dónde estará Agustín?

Arrancó Bastards of parade y me pregunto porqué una banda tan increíble está sonando tan tempranito. El derecho de piso suele ser injusto con los locales: ya tenía ganas yo de escuchar estas gaitas.

Agustín me envía un audio, intento escucharlo con cascos, es imposible. Necesita alimento, le dije: parece que hay pizza a 3 euros.

Los bastardos están hablando con el público.

El sonido está muy bien aunque los espacios vacíos producen el efecto rebote-baño que uno intenta evitar, asunto que mejorará cuando se vaya llenando el ambiente. Los cuerpos absorben el sonido, como esponjas, y son acaso el mejor “material acústico” que podemos encontrar. Me fascina estar absorbiendo el sonido de las gaitas eléctricas de Bastards que suenan con muchas mas fuerza, desde luego, que las que estoy acostumbrado a escuchar en la catedral y es maravillo encontrarme entre tantos pocos aunque valiosos y auténticos fans de este conjunto que por eso han venido tan temprano.

Una tierna pareja hombre-mujer con remeras de Tick Tack se sacan una foto a metros de donde estoy sentado. ¡todo un señor! me dice Agustín acaso por no estar adelante y por mi camisa… debo re conocer que no hay mucha ropa negra en mi guardador, aunque amo a Jonny Cash.

Se preparan para ingresar en escena los Blowfuse y se produce un recambio del público. Como nosomos demasiado, los que están atrás se adelantan ocupando el lugar de quienes vinieron a ver a Bastards, el espacio da para eso y yo también voy adelante para ver un poco como son los equipos. El escenario es modesto aunque bien equipado, recuerdo que la primera vez que vi un equipo similar de altavoces para sala fue en Lujan, Buenos Aires, año 2008, durante el sorpresivo retorno de Charly García, y se trataba de una tecnología muy novedosa que seguro aquí ya se venía utilizando. Cada tanto me lo cruzo a Jaime, y me comenta como son los shows en otros lugares del mundo como Holanda. Blowfuse arranca con  Behind the wall tengo la impresión de que están sonando un puntito más fuerte que Blowfuse (y eso que se despidieron con Outta my head a tope).

Una pareja hombre-mujer acaba de meterse en el baño de hombres y como buen voyeaur me meto atrás. Ingresan en uno de los WC y ocurre lo inesperado: se ponen a conversar. Han encontrado un sitio a donde el sonido no llega con tanta intensidad y de ese modo pueden conversar con tranquilidad. Definitivamente Blowfuse está sonando más fuerte que Bastards.

Comienzan a armar los muchachos de Desakato. Unas torres de aplificadores Orange, que algunos son naranjas y otros son grises, además de una batería de acrílico transparente naranja, se vé que les gusta mucho ese color. La batería la arman a la izquierda, bien al frente, me gusta ese sello dinstintivo ¿por qué todo tiene que estar siempre en el sitio esperable?

Desakato está por arrancar y ya suenan los avisos de rigor que prohíben fumar y vender bebidas alcohólicas a menores de 18 años, que los hay y mucho: menores de 18, de 15 y de 12, de 10, ya que familias completas han venido a este evento. Muchas parejas y mucha gente mayor de 18, y mayor de 30 y mayor de 40 y mayor de 50… ¿Cuantas veces se ha visto un show que convoque a tantas generaciones? Y comienza Desakato y se agradece que han creado una atmósfera, han trabajado en preparar este show, lo que se convierte en una introducción que incluye un verdadero espectáculo de luces azules y máquinas de humo que se encienden como preludio a los arpegios comienzan a sonar para dar entrada un riff rabioso espectacular. Estoy adelante y no creo que me mueva demasiado ya de aquí, es increíble como suena todo. Entró muchísima más gente con Desakato y podemos decir que el ambiente se calentó, seguro muchos sean fanaticos de Desakato y muchos de Bad Religion que van viniendo a medida que se acerca el gran momento y quieren encontrar un lugar, su lugar, cerca del escenario.

Regreso a los baños, mientras me preparo para el segundo litro de cerveza y veo a un par que parten y comparten una pastilla azul, “la castigadora” la llaman, me miran y se ríen. Yo creía que las pastillas azules no eran precisamente alucinógenos, así que vaya uno a saber qué será lo que están consumiendo estos muchachos… además de numerosas y sospechosas bolsitas ziplock tiradas por ahí nada de esto se traduce en disturbios y afuera de los baños reina la paz y como dije, el ambiente es sano y familiar.

Me encuentro con Agustín, cuyas declaraciones al increparlo a grabador limpio son: “Brutal, esto es brutal”.

Es increible como suena Nuestro Legado, de Desakato. Parece la versión de estudio, no les miento.

“Amigos y amigas, esto es Cobardes”, introducen y así suena Tiempo de Cobardes, que mola en verdad.

Incremo a unos chicos al azar y les hago una pregunta:

-¿Además de Bad Religion, vienen por alguna otra banda en particular?

Y Thiago me responde:

-Millencolin es un grupazo de los que llevo escuchando desde que tengo 18 años pero Bad Religion siempre estuvo detrás y como fans que somos del Resurrection Fest, evidentemente, de mi pueblo, venimos a fuego.

Desakato se despide con Cuando salga el sol y debo decir que la gente está hiper conectada con la música, el espectáculo de luces es impactante. Aún es de día aunque de a poco va cayendo la noche y entiendo que cuando arranque Bad Religion el techo transparente habrá oscurecido del todo y seguramente vayamos a flipar con la iluminación.

Comienza a probar sonido la gente de Millencolin, quienes levantan un telón impresionante con un diseño gráfico muy característico. Millencolin incluye al publico en su prueba de sonido, quienes reponden a sus gritos de “Yeeeeahhhh”. Hace minutos nada mas, alguien probó la batería.

Hablo con una chica de Turquía cuyo nombre no supe interpretar:

-¿Vienes a ver a Millencolin?

-A Bad Religion

-Obviamente, ¿y de donde vienes?

-Vengo de Asturias ¿tu eres argentino? mi novio es Argentino, de La Plata, ya lleva 20 años aquí

-Hay mucha movida de rock en La Plata

-Lo sé, aunque nunca estuve en Argentina, me gustaría

Su expectativa es grande y seguimos conversando mientras se sigue probado sonido para Millencolin. El público es de lo más eterogeneo, puedo contemplar hasta una camiseta de ¡Batman!.

Millencolin suena tremendo. Un verdadero show, hiperconectado con el público, con alguna que otra palabra en castellano acertada como “Fiesta”. Al igual que todas las demás bandas de la noche, han usado guitarras inalámbricas algo que para mi es una novedad y quizás se trate de la mayor innovación desde la invención de la guitarra eléctrica, les permite moverse por el escenario con absoluta soltura, pueden saltar, tirarse al piso, pisar el altavoz de monitoreo, y todo eso que uno tanto disfruta ver. Lejos quedaron los tiempos en que los músicos rompían sus instrumentos o los arrojaban hacia los asistentes, al menos en estos shows esas cosas no están sucediendo.

Agustín me comenta: “la pizza de 3 euros… malísima”.

Está claro que el gran momento de la noche vino precedido de otro acontecimiento digno de ser reflejado en esta crónica y se trata de nada menos que la impactante actuación de Suicidal Tendencies. 8 temitas interpretados con una entrega absoluta, me encantaría

entender mejor el inglés y saber que demonios ha dicho con tanta velocidad Mike Muir, quien casi parecía estar rapeando. Una palabra sí que la repitió muchísimo: “Fuck”.

Y así pasó el hijo de Trujillo, 17 años tiene el chaval y la rompió: un caso claro de completo profesionalismo que se llevan en los genes. Su permanece es, quizás, lo mejor de la noche. Momento flashback: una sola vez en mi vida vi algo similar, con unos chicos que tenían la misma edad y se llamaban Bemol. Seguro miles de bandas se llaman así, soĺo tendrá sentido buscarlos cuando se junten de nuevo y triunfen, por ahora son el recuerdo de un gran conjunto underground que jamás olvidé. Vuelvo al presente y observo que Ben Weinman no para de regalar púas (¿úñas?) al público aunque su puntería no es buena y gentilmente el guardia de seguridad quien no esboza sonrisa en toda la noche las recoge del suelo y las entrega, en mano, a los fans, con absoluta corrección. Un guarda que no pede evitar poner expresión de sorpresa cuando Ben se para sobre uno de los laterales del escenario que probablemente no está instalado con la intención de soportar el peso de nadie. Entrega absoluta, ya lo he dicho, este show sí que me asombró.

Cuando una banda como Suicidal Tendencies arenga al público de esta forma los primeros disturbios de una noche tranquila son inevitables. Ya fuera por el efecto de aquellas pastillas misteriosas o del contenido de las ziplock, mucha gente comienza a saltar las barreras para acceder al escenario y los pocos guardas de seguridad se reparten la tarea de contenerlos y guitarlos amablemente hacia el camino de la luz. Curioso el caso del joven que intenta acercarle ¡Una pizza!  a los Suicidal. Nadie es expulsado del Multiusos, aunque al escenario no lograrán acceder y la pizza no se ha podido entregar.

11:30 hs Necesito ir al baño, el segundo litro de cerveza ha hecho efecto. Llegó el momento tan esperado y milagrosamente consigo acercarme de nuevo a la primera fila junto a la barrera, ese lugar en verdad privilegiado ahora que el recinto al fin está petado.

Las palabras de un par de fans:

-¿Estoy falando con radio galega en directo?

-No esto es para rockgalicia.com ¿con quien estoy hablando?

-Manolito Díaz para todos ustedes va a empezar Bad Religion, a muerte señores. Estamos disfrutando del concierto aquí en Santiago de Compostela y la afluencia del público después de los años de pandemia, llevamos dos años aquí esperando.

Y esa espera terminó porque en minutos nada más arranca Bad Religion, el gran momento de la noche. Comienzan a probar una batería roja que suena muy bien, debo decir. Van a tocar con dos amplificadores Marshall increibles, un sonido clásico, crudo.

Levantan un telón al igual que las demás bandas, no habrá pantallas gigantes ni otros artificios: tocarán como las anteriores, ofreciendo de igual modo todo el espectáculo en forma de canciones, como debe ser.

En diez minutos nada más, está confirmado que van a arrancar puntuales. Me informan que la prueba de sonido ha sido exitosa.

Jay Bentley comprueba la afinación de su bajo y arrancan con Generator y es alucinante, la gente enloquecida tira cosas al escenario, no sé que son, se ríe Greg Graffin y hace alución, al igual que el fan entrevistado hace unos minutos, a los dos años de espera y pandemia. Pronuncia alguna que otra palabra en castellano, repite seguido la palabra “Gracias”. Gracias a ti, Greg por este momento inolvidable. La entrada de Greg ha sido magestuosa: con sus gafas graduadas, ropa negra sin serigrafía y el porte de la experiencia que da los años. Un cantante que no grita ni imposta la voz y que denota una verdadera técnica vocal que acaso lo ha mantenido en la ruta durante tantos años sosteniendo en lo alto una vara de calidad muy difícil de alcanzar. Esto se nota también en las armonías de voces que hace Jay, bien podrían obviar estos detalles que en los discos son tan habituales y sin embargo, fieles a lo que el público espera encontrarse en shows de estas caracteristicas, reproducen de manera fiel el repertorio provocando esa sensación tan especial que hace que uno sienta un cosquilleo en la nuca de manera automática.

Registro algunas secuencias de vídeo con mi móvil, necesito publicarlas en Instagram: sí, al final, consigo entrar en la modernidad, acaso por ese deseo incontrolable de compartir lo irrepetible. Me alejo, voy al fondo, necesito ver y contemplar desde las gradas a la gente que en campo es hábilmente iluminada con luces frías durante los estribillos. Por milagro consigo regresar bien adelante y ya no puedo regresar atrás. A diferencia de lo que sucedía con las bandas teloneras, la emoción de estar ante Bad Religion hace que uno no pueda salir e ingresar en ese trance del musicar producido.

Como era de esperarse, mientras que los grupos anteriores se despacharon con shows muy dignos de no más de 8 canciones, Bad Religion comienza a dar señales de que la noche aún es demasiado jóven al decirnos Come Join Us, canción número 9 de la noche y esto queda claro más adelante cuando entonan Modern Man y me siento tan identificado con aquello que comentaba hace a penas minutos.

Ha sido un show alucinante, no faltaron Punk Rock Song, ni Infected, ¿qué más se puede pedir?

Lunes 23, 7:00 hs. Yendo al trabajo de informático en Teo lo disfruto y mucho, aunque reconozco que cada tanto es genial esto de convertirme en un periodista de rock. Por fortuna existe el café,  sustancia que en este tipo de oficinas se consigue en cantidades razonables.

 

Galicia se viste de fiesta y lo celebra en Viveiro, Lugo, y como no podía ser de otra manera de la mano de su cerveza, popular en lugares tan remotos como Argentina. Se viene el Resurrection Fest Estrella Galicia 2022 y al correo de Rock Galicia nos ha llegado ya el anuncio oficial con la grilla completa de un festival que durará ¡5 días! (sí, has leído bien) que arrancan el miércoles 29 de junio con la Warm Up Party, cuya entrada tiene un costo de 42,90€. Luego, y hablando ya de lo que es el festival en sí, el acceso por día tiene un valor de 87,50€ y aunque ya se han agotado puede que aún se libere algún abono de 4 días (del jueves 30 de junio al domingo 3 de julio) por 177,50€ o el completo de 5 días, también agotado de momento (de miércoles 29 de junio al domingo 3 de julio) con un costo de 207,50€ . Todos estos precios son con los gastos incluidos y atención, que si habíais guardado las entradas de las ediciones anteriores 2020 y 2021 (en las que, por motivos de público conocimiento ya sabemos que pasó) no os preocupéis que ¡todavía sirven! (tendrás que recuperarla vía web y si ya utilizas el correo electrónico con el que las has adquirido, puedes contactarte con Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y sabrán orientarte). Y aunque en esta oportunidad no están a la venta bonos de 2 abonos y 3 días  lo de 3 y 4 días que aún conservas pasarán a incluir ahora el domingo y las entradas individuales son válidas para el mismo día de la semana en 2022. ¿Entradas Pandemonium (VIP) ¡agotadas desde 2019!. Para cerrar todo este rollo de los datos objetivos y burocráticos de rigor, es bueno agregar que los menores de 12 años (inclusive) no pagan entrada, así que podrás disfrutar el evento en familia. Los abonos no incluyen ni Resucamp ni Beachcamp ni Glamping aunque aún nos quedan las zonas de descanso gratuitas y si te estás preguntando cómo llegar encontrarás todas las opciones y mapas en https://www.resurrectionfest.es/info/como-llegar/

Ahora sí… vamos a lo importante: el recorrido mágico de las bandas que estarán interpretando clásicos de toda su carrera para deleite de nuestros oídos y estimulando la adrenalina de nuestro sistema nervioso central, con alguna particularidades: hay bandas-y aclararé cuales- que, en España, sólo van a estar tocando en este festival.

Miércoles 29 de julio: El festival arrancará con el ya clásico heavy-grunge hipnótico de Deftones ¿acaso hay mejor forma de calentar los oídos? Seguido por  BFMV (Bullet for my Valentine), una de las bandas que en España sólo tocarán en el Resurrection y la verdad es que será una bella oportunidad para experimentar lo que pueda llegar a ser una de las performances más entretenidas viniendo de uno de esos grupos que pueden meter algo para todos los gustos (metalcore melódico, nu metal, netal alternativo...) ¡en una misma canción! (estoy pensando en Tears Don’t Fall, sí). Luego, a despedirse de lo conocido y a disfrutar del concepto sonorotrash y tribal del trío de Nueva Zelanda, Alien Weaponry, que presiento será épico damas y caballeros, seguramente inolvidable (ya puedo sentir esos tambores disparando hacia el estómago). Escocia presente con el metalcore de Bleed From Within. Y acercándonos al final, desde Portugal Serrabulho con toda la energía que los caracteriza (si aún no los viste en vivo, será un buen momento), el rock progresivo de los asturianos Onza  y estas son las “perlitas” que estos festivales nos traen en medio de tanta internacionalidad (la verdad es que me encantaría algún día asistir a un show entero sólo de esta banda), seguido, desde Huelva, por una banda cuyo nombre que me recuerda a la jerga de mi tierra natal (Argentina), estoy hablando de Bolu2 Death quienes aguantarán firmes hasta el final para demostrar que pueden sonar tan bien -o mejor- que en sus cuidadas producciones discográficas. La noche bajará sus telones con Banderanegra Djs.

Jueves 30 de julio: El escenario principal abrirá movidito y luego no digáis que no se los advertí: Judas Priest, oh sí, celebrando sus 50 años arriba de este avión al infinito que la historia ha dado en llamar heavy metal. Luego, desde Suecia, el bajo de Opeth “bien abajo, masajeando no sé que” y la voz de ultratumba de Mikael Åkerfeldt que introduce a la presentación de quienes no necesitan ser presentados: Sepultura. Llegará entonces el turno del estéreo bien abierto, hi-fi y oscuro de los madrileños Hamlet (siempre es bueno escuchar algo en la lengua de Castilla ¿no?). Respiraremos así un poco de rock en el espacio del aire que resonará entre sus instrumentos dejándonos bien a punto para recibir a la primera y encantadora voz femenina del festival, la de la canadiense Courtney LaPlante al frente de Spiritbox, con quien es preferible llevarse bien, dada su increíble capacidad vocal para pasar del susurro sensual al gore que te de fríe los huesos, camuflado dentro ese espíritu de delicada y pop.

En el Ritual Stage nos volarán la peluca los amos del terror: Dark Funeral y Vomitory, quienes con su death metal extremo quienes precederán a los franceses Benighted para abrir el juego a Numen desde Alicante. ¿Qué sigue? Lèpoka, Arsian y el gran (y festivo) final con Me Fritos and The Gimme Cheetos

Los newyorkinos  Madball serán los encargados de abrir en el Chaos Stage y ¿has visto cuando una banda de punk suena a metal? Bueno, a eso agrégale un toque sutil de rap y la cena estará servida. Llegará entonces la mañana con Morning Again, desde Florida y luego Misconduct, el contrabajo y las acústicas de True Mountains (es un placer escucharlos), Bonecarver y Wasted Wiltons, como para no perder el foco, cerrando con Blaze the trail.

Les dije que la mano venía movida así que estará bien bajar aunque sea un cambio en el Desert Stage con las baladas casi glam de Me And That Man. Al finalizar la noche, agitaremos nuestras cabezas al compáz una seguidilla de puro placer metalero empezando partiendo  con Torche desde Miami para aterrizar aquí con los locales Adrift, y una banda casi Beatle, los Chris Masuak & The Viveiro Wave Riders Association, quienes estarán muy bien para quienes sabemos apreciar este tipo de regalos de arreglos vocales y guitarras líderes cuyas líneas parecen escritas en partitura. En verdad me encantan, ¿y qué?.  Y ahora sí ya cerca del final, vamos a necesitar un poco de los asturianos Green Desert Water (qué si cantarán en asturiano o castellano, en mi opinión, ya serían insuperables en toda la región). El beso de las buenas noches será dado por Fuzz Forward, desde Barcelona. Aunque anunciados con letras pequeñas, se demostrará así una vez más, y créanme, que lo mejor se deja para el final.

 

Viernes 1 de Julio: Julio arrancará en Suecia, con Sabaton y su power metal temático con pads de sintetizadores quienes, como siempre, harán las delicias de los amantes de la historia y las películas de guerra.  Y siguiendo con las bandas que sólo tocarán en este festival, al menos en España: los estadounidenses Rise Against, un verdadero lujo. A su término, Jinjer porque Ucrania tiene mucho para darnos… por ejemplo, la segunda voz femenina de esta noche, nada menos, Tatiana Shmaylyuk (otra que nos sorprenderá por su registro tan amplio). Así, la tecnología alemana de Caliban nos dejará perplejos por la velocidad de la batería de Patrick Grün. Será un día duro, señores, señoras, aún más que el anterior gracias a Our Hollow, Our Home, seguidos bien de cerca por Free City sobre quienes ya escribí en otra oportunidad que en verdad me fascinan y hoy te diré por qué: porque no sólo entiendo sus palabras, sino cada pequeña notita que tocan con la guitarra.

En el Ritual Stage tendremos desde Polonia, Decapitated y ¿viste cuando te cuesta entender hasta el logitipo? aunque suenan bien, ya quisieramos poder mover la púa, uña, de la guitarra a esa velocidad, mano a mano con los británicos Sylosis que estarán abriendo paso a otros alemanes igual de pesutis: Neaera. Para confirmar la ligera sospecha de que el nivel de potencia del festival está creciendo con el correr de las fechas, el set de The Raven Age seguro nos deje bien listos y listas para recibir a Dead Label y me pregunto si vamos a tolerar tanta oscuridad. ¿Qué más? Me preguntas y yo te contesto: ya con la voz afónica o debería decir Aphonnic para que toda la redacción de Rock Galicia se ponga de pie y aplauda a este maravilloso conjunto local (y afónicos vamos a quedar por ovacionarlos). ¿Y que tal un poco de rock clásico y blus? Graveyard para los amantes de las baterías muteadas y las grititos agudos al compás de un frenético ride que parece decirnos, al igual que Homer, que es un hecho científico aquello de que el rock alcanzó su perfección en 1974…  ¡y pensar que esta banda nació en el 2006!.  Algo interesante, en este fecha: y en este escenario tendrá lugar el ya clásico Band Contest y podremos escuchar -como fin de fiesta- a Seek ‘em all (tributo a Metallica desde Barcelona).

En el Chaos Stage: Lionheart y sus baterías secuenciadas y perfectas ametrallando una jornada que continuará con la invaciones británicas y eléctricas de Employed to Serve y Svaldbard. Asturias seguirá dando de que hablar con Skontra, y Kids of Rage desde la Barcelona del hardcore, terminando con y atención otra vez Rock Galicia: desde A Coruña, Machina y Turbo Kraks de Ferrol (¿para cuando un festival 100% gallego?).

Para el Desert Stage de este día nos queda Amenra, desde Bélgica, Celeste de Francia y la música instrumental de una banda musicalmente convencional, sobre todo si los escuchas con los ojos cerrados: El Altar del Holocausto (¡Hay que tocar vestidos así, eh!). Se encenderán entonces las velas para recibir a Regarde Les Hommes Tomber y Totengott, aquella banda de Asturias que nació como tributo a Celtic Frost para luego comenzar a componer sus propias canciones. Finalizamos la velada con un buen trago de Bourbon gaditano en el idioma de Castilla.

 

Sábado 2 de Julio: Avenged Sevenfold (unico concierto en España) y Mastodon (la banda, no la red social libre) y como salidos de un videjuego todo el glamour revolucionado de Crossfaith. Más alemanes y alemanas: Beyond The Black,alucinantes, las voces, las melodías, todo, como para emocionarnos hasta la médula y despedirnos del escenario principal con sus compatriotas Eskimo Callboy y los madrileños Skunk D.F.

En el Ritual Stage: Master Boot Record, una banda que nos resulta muy simpática a los nerds que por circunstancias de la vida nos dedicamos a la informática.  Luego, volveremos a la realidad con Gaerea, y desde Madrid, los alienígenas Thirteen Bled Promises  y los asturianos Sound of Silence, curioso nombre para una banda que claramente no la va de homenajes a Simon and Garfunkel. Cierra, también desde Madrid, EON, desde Murcia Leaving Mars y para el After Party, ya que el rap está de moda, Bulls on parade.

En el Chaos Stage nos esperarán Raised Fist, seguido de las guitarras acústicas y los coros rusos de los encapuchados de Moscow Death Brigade. Luego, Blowfuse, acaso la banda de punk de que mejor suena en toda Barcelona, abriendo el paso a Bourbon Kings, desde Pamplona y les dije que el rap está de moda. También de Pamplona, aunque lejos de rap, The Broken Horizon y las chicas de Broken Lingerie, en una noche que la rompe también desde Madrid. We Exist Even Dead nos van a demostrar que la productividad de su metal-core de Barcelona sigue intacta a pesar de la partida de Guille para cerrar, el segundo Band Contest del festival y si eres músico o música me encantará escucharte tocar ahí.

El Desert Stage no estará tan desierto gracias al típico sonido del rock irlandés de And So I Watch You From Afar abriendo al aún más típico sonido de rock clásico de Planet of Zeus desde Atenas, por supuesto. El indie-alternativo con sonido de garaje tendrá su lugar también en la reverb corta y low-fi de The Picture Books (¿viste cuando una banda usa un solo micrófono para grabar todo? A mi ese rollo me es muy agradable). El país Vasco, tan presente en la grilla del festival Tsunami, hace su aparición en el Resurrection al ritmo de Willis Drummond y Sharon Stoner y desde Ourense Acid Proyect y una vez más Rock Galicia alzará su copa para brindar por merecido el triunfo de la ante última noche de este festival de película que cual torneo deportivo compite por el trono al mejor festival de la región… y es que debo decirles que el cierre será fenomenal.

 

Domingo 3 de Julio: Como dije, lo mejor al final: Korn en su única presentación en festival en España, al igual que Bring me the horizon. Terminaremos de volvernos bien loquillos con Heaven Shall Burn y los parisinos Rise of the Northstar para despedirnos del escenario principal a puro rock francés con Dagoba, cerrando con Rise of the Northstar de Montreal.

El Ritual Stage arderá con Angelus Apatrida, la banda de Albacete que, aunque indoctrinada, fuefichada por la Sony Music. Los suecos Enforced y desde Moldavia,Elena Cataraga: la fémina reina del terror al frente de Infected Rain. Vale, dije que los menores de 12 años pueden entrar gratis, aunque cuidao con los reclamos si luego sueñan pesadillas. Quizás para disfrutar en familia estemos más a gusto con lo que vendrá después: más chicas aunque menos terror con As Everything Unfolds y Bloodhunter. Las chicas se irán, vendrá Mosh, de Navarra y el telón bajará con el metal de corte industrial de los locales Mind Driller para cerrar la noche con el último Band Contest.

En el Chaos Stage: Knocked Loose, el punk terrorífico americano de Doyle y los más relajados canadienses Belvedere. Y entonces sí, Rock Galicia no podrá más con tanta euforia a la hora de celebrar los más de 25 años de trayectoria de Ruxe Ruxe. Una perlita: desde el nuevo continente, La Armada (República Dominicana) y volvemos a A Coruña para recibir un buen Golpe Radikal.

Enseguida, a disfrutar del glam-punk lisérgico de Grima y me pregunto por qué una banda gallega tan buena, en un festival en Vigo, es anunciada en el cartel con una tipografía tan pequeña que necesité una lupa para encontrarla. Me enojé.

Pasado el enojo, abren el último Desert Stage los madrileños Tuondra, y la psicodelia sugerente de My sleeping karma. ¡Qué bueno que van a tocar los Ciclonautas! muy queridos en Argentina calentando el ambiente para la banda que más me gustará escuchar en todo el festival (tomen nota): Frutería Toñi, sí, un orgasmo sónico para los tecladistas que conocemos el significado de las palabras Serú Girán (búscalo en la Wikipedia). The Dry Mouths hará honor a la palabra desert aunque espero seamos muchos ahí quienes disfrutemos, y no con nuestras bocas secas, de sus escalas árabes y su estética tan particular. Todo terminará con Elephant Riders (atención a los amantes de Led Zeppelin) cerrando, como tiene que ser, con una banda gallega extraordinaria: Kaleikia y vuelvo a la Wikipedia para emocionarme un poco con Luis Alberto Spinetta. Emociona cuando una banda local toca de manera accidental las fibras íntimas de tus propias y remotas raíces (cuando tus raices, como en mi caso, son remotas, claro está).  Si tuviera y pudiera elegir una sola noche de todo el, seguro habría sido esta.


 

CONFIRMACIONES PARA EL RESURRECTION FEST 2020

Lunes, 23 Septiembre 2019 17:39

 

 

CARTELAZO

El año que viene el Resu cumple 15 añitos y una vez más nos sorprenden. La euforia no se había apagado cuando conocimos la confirmación de los System of a Down como su primer cabeza del cartel…. y anuncian a los Judas Priest !!! Los amos, dueños y señores del Metal en la Mariña. He de reconocer que todavía tengo el corazón desencajado del pecho. Promete ser una cita si igual. Los dioses del Metal arribaran a Viveiro para celebrar con nosotros su 50 aniversario.

Las sorpresas no acaban aquí, estos son algunos de los grupos que disfrutaremos el próximo año: Korn (Are you ready?),  Meshuggah (que repiten tras casi 10 años), Heaven Shall Burn, Madball, Sepultura (con su nuevo disco recién salido del horno),Jinjer , Dagoba Beyond The Black, Knocked Loose(que visitaran por primera vez España),Belvedere, Lionheart, Our Hollow, Our Home, Amenra (que debutaran tras su cancelación de hace unos años), Elder  y The Atomic Bitchwax.
Con respecto a los grupos nacionales no hay desperdicio. Están Hamlet (con disco nuevo),Blowfuse (de nuevo), Onza (con Pepo de Desakato a las voces),los impresionantes Vita Imana, Thirteen Bled Promises y los ganadores delBand Contest, Cannibal Grandpa..

Ya sabéis ir anotando en vuestra agenda a  fuego:

 1 – 4 Julio 2020: RESURRECTION FEST